ENCIENDE es un proyecto de la COSCE
BOLETIN ENCIENDE - Nº 2 | Marzo 2013

La erupción submarina de El Hierro

Por José López Ruiz


Entre octubre de 2011 y marzo de 2012, una erupción volcánica a pocos kilómetros de la isla canaria de El Hierro nos tuvo preocupados. Pasada la crisis, puede ser un buen momento para reflexionar sobre lo que ocurrió y cómo se trató. Algunos de los temas que os proponemos tratar en clase son: ¿Por qué no ha llegado a formarse una nueva isla? ¿Fue exagerada la alerta sobre la población? ¿Es posible predecir erupciones submarinas?

La isla de El Hierro es la más occidental y la más pequeña (aproximadamente 270 km2) de las islas Canarias. Asimismo, es la más joven del archipiélago, ya que las rocas más antiguas que afloran en superficie han sido datadas en 1,12 millones de años. En aparente contradicción con lo que acaba de ser expuesto, y a diferencia de lo que ocurre en Tenerife, La Palma y Lanzarote, en esta isla no existe volcanismo histórico, ya que no hay evidencias de que la relativamente intensa actividad sísmica generada entre marzo y junio de 1793 terminara en una erupción.

En la erupción de octubre del 2011, los primeros indicios fueron percibidos en la isla a mediados de julio en forma de sismos de baja intensidad (M 3 en la escala sismológica de Richter), que se concentraron en el norte, en la zona de El Golfo; posteriormente emigraron hacia el sur, emplazándose en la zona de El Julán y el Mar de las Calmas, y se incrementó su magnitud. En las etapas iniciales, la mayor parte de los hipocentros (puntos del interior de la Tierra donde se iniciaban los movimientos sísmicos) se localizaron a profundidades de 10-14 km; esto es, en la parte inferior de la corteza oceánica. Inmediatamente antes de la erupción la profundidad de los hipocentros disminuyó, llegando a ser de menos de 3 km. El 10 de octubre cesó la actividad sísmica y fue reemplazada por un continuo tremor armónico indicativo del inicio de la erupción.

Las primeras manifestaciones en superficie de la erupción fueron unas "manchas blanquecinas” de gases y materiales finos (piroclastos y lodos del fondo oceánico), que aparecieron a unos 2 km de la costa, frente a La Restinga. Ocasionalmente, se generaron también burbujas de 10-15 m de altura, cargadas de material piroclástico fino, probablemente relacionadas con aumentos de la explosividad de la erupción. Pero los materiales más curiosos e interesantes relacionados con el volcán submarino fueron los fragmentos de rocas, constituidos por una corteza basáltica vítrea y un núcleo blanco extremadamente vesicular (que recuerda a una pumita), que aparecieron flotando sobre la superficie del mar, a mediados de octubre (fig. 1). Estos materiales, que han sido bautizados con el nombre de restingolitas, se han interpretado como el producto de la interacción del magma basáltico con los sedimentos oceánicos pre-volcánicos.

Figura 1. Restingolita (Foto: IGN).

Las batimetrías (equivalentes submarinos de las altimetrías) realizadas por el buque-oceanográfico Ramon Margalef, del Instituto Español de Oceanografía (IEO), han permitido observar los conos volcánicos generados en la erupción, así como la localización y distribución de los materiales emitidos (fig. 2).


Figura 2. Imagen de la batimetría del flanco sur de la isla, realizada en 1998 por el Hespérides, y de la realizada en la misma área por el Ramon Margalef, después de iniciada la erupción (Imágenes del IEO). En la segunda imagen se puede observar el nuevo edificio volcánico y el material piroclástico y las lavas emitidas.

Para trabajar en clase

La NASA elige la mejor imagen científica del año mediante una votación abierta a todos los internautas: la fotografía de la erupción del volcán submarino de El Hierro (fig. 3) ha pasado la segunda fase para ser imagen del año de la NASA

La votación de esta ronda acabará el 22 de marzo, así que podéis votar por esta imagen aquí.


Figura 3. Imagen de la isla, a color natural. Muestra el lugar de la erupción e indica la zona con mayor concentración de material volcánico. Fuente: NASA.

Para el profesor

Los profesores interesados en tener una más amplia información sobre la erupción, los materiales volcánicos generados y la sismicidad asociada, podéis consular el trabajo La erupción submarina de La Restinga en la isla del Hierro: Octubre 2011-Marzo 2012, publicado en Estudios Geológicos 2012; 68: 5-27.

También podéis encontrar información adicional en el portal del Instituto Geográfico Nacional y del Instituto Español de Oceanografía.

Este recurso ha sido preparado por José López Ruiz , del Instituto de Geociencias (CSIC-UCM), Madrid.